Inizio > Pubblicazioni > Carbajo N˙˝ez Venerdì 14 dicembre 2018

Informazione sulla pubblicazione:
Recensione: Monno M., Geopolitica e nuove povertÓ. Fermare il declino italiano

 
 
 
 
Foto Carbajo N˙˝ez MartÝn , Recensione: Monno M., Geopolitica e nuove povertÓ. Fermare il declino italiano, in Antonianum, 85/3 (2010) p. 497-500 .
Sommario in spagnolo:

Publicado en octubre del año 2008, el libro “Geopolitica e nuove povertà. Fermare il declino italiano”, de Michele Monno, estudia la crisis económica mundial, iniciada en los primeros meses de ese mismo año. Más concretamente, el autor trata de dar una respuesta a la progresiva decadencia política y económica que está sufriendo la zona europea, especialmente Italia.

El tema lo afronta desde la geopolítica, “ciencia que estudia las razones geográficas de los problemas políticos” (p. 7). En otras palabras, la geopolítica analiza lo que ocurre en cada nación para individuar las tendencias mundiales a breve y a largo plazo. Mientras la globalización se refiere a la formación de un mercado y de un pensamiento dominante, la geopolítica tiene en cuenta muchos otros aspectos, por ejemplo el financiero, energético, climático, sanitario, religioso. Analizando estos factores en Italia, el autor espera contribuir a su recuperación a nivel internacional.

Citando a Benedicto XVI, el libro inicia afirmando que en Italia hace falta una generación de políticos católicos que sean honestos y competentes. El autor respondería a este perfil de político cristiano, democrático y, además, de izquierdas. Nacido en Bari (Italia) participó desde muy joven en los movimientos populares de orientación católica y estuvo siempre en estrecho contacto con las comunidades locales. Con sólo 16 años, participaba ya activamente en la política local. Años más tarde, se centra en la actividad empresarial, sobre todo en los sectores editorial, inmobiliario y contable. Vuelve a dedicarse prioritariamente a la política después de la caída del gobierno

Prodi (mayo 2008). Recientemente, en las elecciones regionales del 2010, se presentó como candidato en la circunscripción de Bari por el partido democrático (PD).

Con el fin de favorecer una reflexión activa y personalizada por parte del lector, cada uno de los diez temas de que consta el libro inicia con una breve entrevista, a cargo de Danilo Quinto. A continuación, se ofrece una serie de fichas, que tratan aspectos concretos del tema del capítulo. Algunas de ellas resumen lo publicado anteriormente por otros autores. Estas fichas son autónomas en su contenido y pueden ser utilizadas en modo independiente. Hay también gráficos y tablas. Un material tan amplio y diverso podría comprometer la linealidad y coherencia de la exposición, pero el autor ha conseguido una integración que puede considerarse satisfactoria.

El libro es de tipo divulgativo, con un lenguaje sencillo y de fácil comprensión. Las fichas y los textos son breves, sin aparato crítico y sin referencias bibliográficas completas. En las fichas se indica la revista y la fecha en que había sido publicado el texto que ahora se reproduce, pero no se indica la página. Lo mismo sucede con las tablas y con los gráficos.

El autor atribuye la gravedad de la actual crisis económica a la prevalencia de ideologías políticas de derecha, que han propiciado la liberación de los mercados financieros y han estimulado una búsqueda desenfrenada de la ganancia inmediata a través de prácticas especulativas y auto-referenciales.

No se han puesto límites a la avaricia del capitalismo financiero global. Los mismos agentes económicos que han promovido la privatización de los beneficios, piden ahora la socialización de las pérdidas. Monno lamenta que Europa haya renunciado a combatir eficazmente las nuevas formas de pobreza, por ejemplo desgravando los salarios más bajos, mientras acepta sin reparos el gastar sumas enormes para sostener a las entidades financieras que nos han llevado a la crisis.

La salida de la crisis no puede basarse en el asistencialismo ni en un aumento indefinido de los impuestos. Los recursos necesarios tienen que obtenerse a través de una racionalización del gasto público y privado. Un ejemplo en esta línea sería la reorganización que Marchionne efectuó en la Fiat. Para ilustrar la excesiva carga impositiva, el autor indica que el Estado añade 3 dólares de impuestos a cada dólar gastado en petróleo; además, un aumento salarial de 50 euros supone para la empresa una carga ulterior de unos 75 euros. Estos impuestos deberían reducirse radicalmente. Se deberá evitar también el derroche en obras absurdas o mal planificadas, como el proyecto de un puente sobre el estrecho de Messina.

Distribuido en diez capítulos, el libro empieza con los temas más generales (Europa en el mundo) para ir después descendiendo a la realidad italiana, a la ciudad de Bari (cap. 9) y a la necesidad de contar con dirigentes locales que escuchen al pueblo y que sean capaces de responder adecuadamente a sus necesidades (cap. 10). Lo global a partir de lo local.

El primer capítulo invita a reflexionar sobre el retroceso político y económico que Europa, y sobre todo Italia, está sufriendo en el último decenio, mientras que emergen con fuerza países como China, India, Rusia y Brasil.

Para hacer frente a esta decadencia, Europa necesita una clase política bien preparada. Necesita también reducir su fuerte dependencia exterior en el campo alimenticio (cap. 2), energético, tecnológico e informático (cap. 3).

La mayor independencia económica no debe degenerar en aislacionismo, algo que sería desastroso para la supervivencia de la cultura occidental (cap 5). Además, hay que superar el presupuesto de que la pobreza de algunos es una condición inevitable del desarrollo de la mayoría (cap. 4). Por tanto, la autosuficiencia alimenticia de Europa debería ser acompañada de una ayuda consistente y sostenida a los estratos sociales más pobres y a los países subdesarrollados.

En los capítulos siguientes, Monno analiza el peligro en que se encuentra la cultura del descanso (cap. 6); los problemas del desempleo, las tensiones migratorias, la crisis de la familia y el envejecimiento de la población (cap. 7); las dificultades burocráticas y las posibilidades que ofrecen las áreas metropolitanas en Italia (cap. 8) y más concretamente en Bari (cap 9).

Termina su exposición indicando las características de una buena actividad política y la necesidad de contar con una clase dirigente honesta y bien preparada (cap. 10).

La formación cristiana del autor resulta evidente, por ejemplo, cuando en el capítulo primero invita a construir la Europa política en sintonía con la doctrina social de la Iglesia (p. 14). En línea con el principio de subsidiariedad, Monno considera que Europa necesita potenciar la responsabilidad de todos con eficaces políticas sociales, evitando el asistencialismo (p. 24).

“La ayuda cristiana no puede ser asistencialista”, pues busca que la persona se sienta digna, ganando honestamente su propio sustento (p. 46). La alusión que el autor hace al microcrédito y a la banca ética (p. 58), iniciados el año 1974 en Bangladesh por Muhammad Yunus1, premio Nóbel de la paz en el año 2006, está muy en línea con la tradición franciscana de los Montes de Piedad. Estos responden a la lógica cristiana de libertad, gratuidad y responsabilidad colectiva. En efecto, al igual que los Montes de Piedad, la microfinanza ética necesita una economía social de mercado, que estimule la moderación en el consumo y la participación libre de todos en la búsqueda del bienestar común. Iniciativas como el microcrédito son improbables en una economía planificada, que no favorece la iniciativa de sus ciudadanos y, en consecuencia, tiende más bien hacia el asistencialismo. Asimismo, en una economía consumista, esas iniciativas no pasan de ser marginales y escasamente eficaces. No tiene sentido ayudar al pobre y, al mismo tiempo, promover la avaricia y el consumismo. La codicia derrochadora lleva a desentenderse de los pobres.

El capítulo 6 se refiere a la cultura del descanso y, más concretamente, al descanso dominical, algo bien arraigado en la sociedad europea, pero que ahora parece amenazado. Hay que evitar el productivismo autoreferencial, tradicionalmente más presente en el capitalismo de matriz protestante. En esta línea, Max Weber relacionaba el espíritu capitalista con las tensiones psicológicas que la fe calvinista provocaba en la praxis del creyente2.

El énfasis en la necesidad de proteger el estado social y la cultura del descanso muestran claramente la formación cristiana del autor. En efecto, para el cristiano la identidad de la persona no depende de lo que produce, sino de su capacidad de donarse y de construir relaciones significativas. Dios no es un “Deus faber”: crea gratuitamente y se alegra con la creación3. Por tanto, el ser humano no puede ser valorado en base al trabajo y a la producción, olvidando otras dimensiones fundamentales que no dependen de la lógica del mercado, tales como la contemplación, la hospitalidad, la fiesta, el sentido lúdico, el arte, el estar juntos, el compartir gozoso y desinteresado.

Concluyendo, el libro de Michele Monno ofrece un material muy interesante para una reflexión abierta sobre los problemas de la sociedad globalizada.

El autor invita a esa reflexión a partir de las dificultades concretas que afronta la comunidad local y nacional en las que él mismo está inmerso como político. En una de sus fichas, el autor recoge la afirmación del padre Piero Gheddo: “La religión católica es multiétnica y multicultural, la única que tiene una leadership y una presencia globales” (p. 70). En efecto, los problemas locales no deben llevar al aislacionismo o al egoísmo de grupo.

El lector encontrará en este libro un modo concreto de ser ciudadano del mundo a través del compromiso generoso con la realidad local en la que vive.



 
 
 
 
 
 
Martín Carbajo Núñez - via Merulana, 124 - 00185 Roma - Italia
Questa pagina è anche attiva qui
Webmaster